Ceremonia civil en el Hotel Gudamendi de Donostia, 2017-10-21

Una boda más, en este caso una ceremonia religiosa, en este mes de octubre primaveral, casi veraniego.

La celebración de una boda en el Hotel Gudamendi suele ser espectacular por su ubicación y sus privilegiadas vistas hacia la ciudad.

Pero hoy ha tenido que llover, casualidad. Aunque este hecho no nos ha impedido contemplar la bahía donostiarra y todo San Sebastián desde los jardines del hotel.

More...

Ceremonia civil Gudamendi, Donostia 2017-10-21

Una ceremonia con una gran carga emotiva en la que la música ha tenido un papel fundamental.

Estanis, el novio, está muy estrechamente relacionado con la profesión musical y este hecho ha tenido reflejo tanto en el desarrollo de la ceremonia como en los invitados presentes en la boda. 

Han sido muchas las caras conocidas que hemos visto.

Un repertorio ecléctico para esta ceremonia

Variedad de estilos, improvisación, alguna sorpresa... pero nada ha sido elegido al azar para ser interpretado en esta boda.

  • Durante la entrada de los invitados: La primavera (A. Vivaldi)
  • Entrada del novio (música grabada): Lucha de gigantes (A. Vega)
  • Entrada de la novia: Nere herriko neskatxa maite (B. Lertxundi)
  • Después de las lecturas: La misión (E. Morricone)
  • Intercambio de anillos: Hallelujah (L. Cohen)
  • Durante el ritual de la arena (de fondo): La vida es bella (N. Piovani)
  • Homenaje al padre del novio: El rey (J.A. Jiménez)
  • Salida: Marcha nupcial (F. Mendelssohn)

Además, como sorpresa para la novia, Maider, hemos interpretado el tema Maite, maite, maite de Urko.

Pero la sorpresa no ha venido sola, porque ha sido el mismo Urko el que ha cantado y recitado su canción con nosotros.

El tema El rey ha sido interpretado con su guitarra por el novio en homenaje a su padre.

La interpretación de esta ranchera ha sido uno de los momentos más emotivos de la ceremonia, en el que nosotros hemos improvisado un acompañamiento.

La agrupación

El trío formado por violín, soprano y piano ha sido el encargado de poner la música.

La amplificación de nuestra intervención ha sido un acierto.

En un principio, la ceremonia iba a tener lugar en los jardines del hotel, pero en estos casos la climatología es la que manda. Por ello, se ha celebrado en el interior. Eso sí, permitiendo disfrutar de las maravillosas vistas.

La cantidad de invitados presentes y las características del salón nos han obligado a amplificar el sonido.

Si estás interesado en nuestros servicios o necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te atenderemos encantados.

¿Lo compartes?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario